martes, 29 de octubre de 2013

Tadeusz Mazowiecki, 1927-2013.

El 28 de octubre del 2013 falleció Tadeusz Mazowiecki, uno de los protagonistas de la transición a la democracia liberal en Polonia a fines de los años ochentas.
Se unió a los reclamos de los obreros de los astilleros en Gdańsk, en agosto de 1980, donde nació el sindicato Solidaridad que puso en jaque al régimen socialista durante un decenio. De formación jurídica, se dedicó al periodismo y su pensamiento y actuación política tuvieron una fuerte impronta católica.
Fue uno de los asesores más cercanos a la gran figura de la disidencia polaca, el obrero electricista Lech Wałęsa, y fue detenido durante un año cuando el general Wojciech Jaruzelski aplicó la ley marcial. Tras ser liberado, continuó ejerciendo el periodismo en la clandestinidad y fue uno de los artífices del resurgimiento de Solidaridad en 1988, así como uno de los participantes en la Mesa Redonda que llevó a las elecciones semilibres del 4 de junio de 1989 para renovar un tercio del Parlamento (Sejm) y la totalidad del Senado que se restauraba.
En esos comicios históricos, que marcaron el inicio manifiesto del derrumbe del socialismo real en Europa Oriental, Solidaridad ganó todas las bancas del Sejm y 99 de los cien escaños de la Cámara Alta. Si bien el comunismo polaco y sus partidos satélites seguían conservando los dos tercios restantes, el general Jaruzelski comprendió que el primer ministro debía ser de Solidaridad: esa función, pues, fue ofrecida a Tadeusz Mazowiecki.
El nuevo jefe de Gobierno encaminó a Polonia, desde agosto de 1989, hacia una transición decidida hacia la democracia liberal y la economía de mercado. Su ministro de economía, Leszek Balcerowicz, fue acremente cuestionado por la velocidad que le imprimió a la desregulación y desmonopolización, que dispararon todos los precios y significaron el quiebre de muchas empresas improductivas. No obstante, hoy muchos analistas coinciden en que la celeridad y decisión de aquellos años fueron los cimientos de la prosperidad posterior. Estas políticas, incomprensibles para muchos polacos de entonces, le costaron la popularidad a Mazowiecki que, cuando se postuló para presidente de Polonia de noviembre de 1990, quedó tercero -18% de los sufragios- en las preferencias tras Lech Wałęsa -primero con el 40%- y el empresario polaco emigrado, Stanisław Tymiński, segundo, con 23%, en la primera vuelta. En la segunda de diciembre, sí, ganó Wałęsa con el 74%.
Por estos resultados adversos, Mazowiecki presentó su renuncia como primer ministro y fue aceptada por el Sejm. Si bien siguió como parlamentario en los años posteriores, su actuación más relevante fue en el escenario internacional como enviado de la ONU a Bosnia durante los años de la guerra de Yugoslavia, función a la que renunció en 1995 por la inacción de la comunidad mundial frente a la masacre de Srebrenica.
En años posteriores fue parlamentario de Unión por la Libertad y uno de los fundadores del Partido Democrático.

lunes, 28 de octubre de 2013

La elección presidencial en Georgia.

El domingo 27 de octubre se celebraron elecciones presidenciales en la República de Georgia, país del atribulado Cáucaso, una de las antiguas repúblicas socialistas soviéticas.
El presidente Mijail Saakashvili termina el segundo mandato, imposibilitado de aspirar a un tercero. 
El candidato respaldado por el primer ministro Ivanishvili, Georgi Margvelashvili, un antiguo rector de la Universidad, habría alcanzado dos tercios de los sufragios, seguido por el aspirante del Movimiento Nacional Unido, David Bakradze, con aproximadamente el 20%.
El año pasado se modificó el régimen presidencialista por uno parlamentario, por lo que el centro de gravedad político se trasladó a la figura del primer ministro. Pero lo importante de este cambio es si tendrá incidencia en la orientación internacional de la República de Georgia, ya que durante el decenio protagonizado por Saakashvili -la gran figura de la revolución de las rosas contra el régimen de Edvard Shevardnadze- se aproximó significativamente hacia Occidente, la OTAN y la Unión Europea. Por un lado, en el 2008 el presidente Saakashvili intentó infructuosamente recuperar el control por medio de las armas de dos regiones, Abjazia y Osetia del Sur, ambas sostenidas por la Federación de Rusia. Esta aventura fue un fracaso, y la Federación de Rusia reconoce la independencia de estas dos regiones, a la vez que las preserva fuera de Georgia gracias a su ejército.

Asimismo, para Occidente este país es importante como ruta de tránsito de los oleoductos que parten desde Azerbaiyán hacia el Mar Negro, por lo que un cambio hacia una posición pro-Moscú significaría problemas para una de sus fuentes de abastecimiento y el aislamiento de Azerbaiyán.
En los próximos días, el primer ministro Ivanishvili anunciaría su renuncia, por lo que la coalición Sueño Georgiano debería elegir un nuevo jefe de gobierno.

domingo, 27 de octubre de 2013

Elecciones parlamentarias en la República Checa.

El viernes 25 y sábado 26 de octubre se celebraron elecciones anticipadas para renovar la cámara baja del Parlamento de la República Checa, tras tres años del gobierno de coalición de tres partidos de centro-derecha: el ODS, TOP 09 y Asuntos Públicos. Encabezado por Petr Nečas (ODS, Partido Cívico Democrático), este gobierno no sólo debió hacer frente a la crisis económica europea, sino también a la división del partido Asuntos Públicos y, finalmente, a las acusaciones de corrupción de la jefa de gabinete del Primer Ministro -entonces su amante, ahora esposa-, Jana Nagyová.
La elección directa del presidente de la República le ha dado un gran protagonismo al jefe de Estado. Este año fue electo en la segunda vuelta Miloš Zeman, político y economista de tendencia socialdemócrata que fue miembro del Foro Cívico durante la revolución de terciopelo, luego Primer Ministro en los años noventa. Si bien Zeman se fue del partido socialdemócrata ČSSD y formó una pequeña agrupación sin representación parlamentaria, logró ganar los comicios presidenciales y, ya en la primera magistratura, comenzó a influir de un modo abierto en el proceso de formación de un gobierno de carácter técnico para evitar las elecciones anticipadas.


Ese gobierno técnico -no era el primero en la República Checa- no tuvo apoyo parlamentario, por lo que se impuso la salida electoral.
El resultado de las urnas es desconcertante: habrá siete formaciones políticas en la nueva cámara baja, siendo ČSSD la primera minoría con un magro 20,4% (50 curules), por lo que deberá tejer una coalición con otras fuerzas.
TOP 09 (11,9 %, 26 bancas), el partido conservador de Karel Schwarzenberg -figura de la disidencia en los años del comunismo y rival de Zeman en la elección presidencial- ya anticipó que no formaría parte de una coalición con los socialdemócratas. El ODS logró obtener representación parlamentaria, con sólo el 7,7% (16 escaños), el peor resultado de su historia, aunque logró sobrevivir a pesar de que Václav Klaus, su antiguo líder, ex primer ministro y ex presidente, llamó a sufragar por un partido minúsculo que sólo logró el 0,4%.
El Partido Comunista de Bohemia y Moravia se mantiene más o menos estable en el porcentaje, 15% (33 curules). Podría llegar a formar parte de una coalición con los socialdemócratas por primera vez, pero no sólo no llegan juntos a tener mayoría, sino que otros eventuales socios los rechazan. Es el caso del demócrata cristiano KDU-ČSL que, tras tres años fuera de la cámara, retorna al hemiciclo con 6,7% (14 bancas). 
El escenario se complica con la irrupción de dos nuevos actores: el movimiento ANO (Sí) del empresario Andrej Babiš, sin experiencia gubernamental ni en la oposición, y el del populista Tomio Okamura, Úsvit přimé demokracie (Amanecer de la democracia directa), ambas son expresiones del descontento de la ciudadanía y que obtuvieron 18,6%, segundo partido en votos (47 bancas) y 6,8% (14 escaños), respectivamente.
Bohuslav Sobotka, socialdemócrata, comenzará las reuniones para lograr un nuevo gobierno que logre estabilidad y continuidad, lo que será sumamente complejo con un escenario tan fragmentado. El nuevo gobierno asumirá a fines de noviembre o principios de diciembre, cuando la nueva cámara baja esté definitivamente conformada.